Isabel Maisha

HABLAMOS CON ISABEL, FISIOTERAPEUTA Y DIRECTORA DE NUESTRO CENTRO

Maisha es un centro de bienestar completo para tu cuerpo, tanto por fuera como por dentro. Ofrece servicios de: Fisioterapia, Osteopatía, Especiales para embarazadas, Pilates, Psicología y estética. Hoy hablamos con Isabel Lázaro Osorio, Fisioterapeuta y Directora de nuestro centro.

· ¿Cómo has llegado al mundo de la rehabilitación ha sido vocacional o casualidad?

Empecé como muchas personas sin saber muy bien con qué me iba a encontrar y poco a poco he descubierto en está profesión algo que me motiva a seguir aprendiendo y formándo en diferentes tipos de terapias para así poder tratar al paciente de forma más global. La rehabilitación permite ayudar a las personas y eso aporta mucha satisfacción personal.

· A veces la gente piensa que un fisioterapeuta se limita a dar masajes, ¿en qué consiste exactamente el trabajo del fisioterapeuta?

Bueno... realmente el masajista y el fisioterapeuta tienen en común la terapia con las manos pero la diferencia está en que el fisioterapeuta trata lesiones y dolor y el masajista sólo trabaja la relajación muscular, no debe tratar lesiones, ya que el fisioterapeuta conoce la anatomía, biomecánica, fisiología, patología del cuerpo humano, por lo que trata al paciente de un modo más completo y seguro. Es importante saber que en ocasiones el origen del dolor no está en la zona donde se manifiesta el síntoma, lo cual requiere una valoración más profunda. Por lo que siempre es recomendable asistir a un fisioterapeuta cuando aparece algún dolor.

· ¿Con qué tipo de personas sueles trabajar?

Dentro de mis especialidades están la Traumatología y Medicina del Deporte. He trabajado bastante tiempo con deportistas de élite. Este trabajo requiere de una labor preventiva muy importante y además de un reintegro progresivo al deporte.En los últimos años me he especializado en el tratamiento ginecólogico y urológico. Estas son áreas relativamente nuevas en la fisioterapia, lo cual requiere una labor educativa importante, ya que muchas personas no consultan cuando sufren problemas tales como incontinencia, caídas viscerales, molestias durante las relaciones sexuales, etc.

· ¿Cuál es tu punto fuerte a nivel profesional?

Considero que mi punto fuerte como fisioterapeuta está en la relación que establezco con el paciente y en la confianza que transmito a nivel profesional. Esto es lo que me motiva a seguir formándome y aprendiendo.

· ¿Cuál es tu mayor logro profesional?

Sin duda mi gran logro profesional ha sido crear Fisiomaisha, un sueño hecho realidad. Además veo que la gente está satisfecha y se siente bien con nosotros. Ese es mi gran logro.

· ¿Ha habido alguna persona que haya “marcado” tu carrera?

Claro! De alguna manera las personas que han marcado mi carrera son, por un lado mis profesores, a los cuales he admirado por sus amplios conocimientos y, por otro, a los pacientes que cada día atiendo y me permiten seguir aprendiendo.

· Cuéntanos una anécdota que te haya ocurrido ejerciendo tu trabajo.

Estando en Campinas ( SaoPaulo ) realizando mis prácticas del Máster de Osteopatía llegó un bailarín y al preguntarle que dónde y cómo era su dolor nos comentó a mi profesor y a mi que le dolía la zona lumbar al hacer el puente hacia atrás. La verdad que es una postura imposible para la mayoría de las personas y me vi totalmente sorprendida pensando que qué podía yo hacer por él. Mi profesor después de hacerle una anamnesis completa dedujo que era un problema intestinal. El paciente no hacía deposiciones regulares diarias. Así que tras manipular el intestino y encontrar el origen del síntoma el problema quedó resuelto.

 

 

HABLAMOS CON MANUEL, FISIOTERAPEUTA DE NUESTRO CENTRO

· ¿Cómo has llegado al mundo de la rehabilitación ha sido vocacional o casualidad?

Mi abuela paterna estuvo varias épocas de su vida yendo a fisioterapia. En una ocasión me habló sobre ella, alegando que era una profesión muy bonita y con un rico futuro. Fue entonces cuando esta inquietud fue absorbida por mí y, ya a las puertas de la selectividad, la fisioterapia se posicionó en los primeros puestos de mis opciones. Finalmente, fue la elegida. Mi abuela no se equivocó.

· A veces la gente piensa que un fisioterapeuta se limita a dar masajes, ¿en qué consiste exactamente el trabajo del fisioterapeuta?

La fisioterapia, por suerte, cada día se va renovando y va ampliando su abanico de acción. En origen, su campo de acción era el sistema musculo-esquelético, pero, con el paso de las décadas, ha ido tomando el control de otras especialidades, tales como rehabilitación cardíaca, re-educación neurológica, masaje linfático, fisioterapia respiratoria. Todo esto dentro del marco de la rehabilitación. Además, hay otras dos cosas muy importantes: la sinergia con profesiones como la medicina y enfermería, que hacen de la fisioterapia un gran complemento para ellas; y la otra, la faceta pedagógica que debe tener el fisioterapeuta, y digo “debe”, porque debe hacerlo, tenemos que incentivar en nuestros pacientes los buenos hábitos corporales y posturales para que nuestro tratamiento continúe fuera de consulta.

· ¿Con qué tipo de personas sueles trabajar?

Especialmente, con personas con sintomatología derivada de alguna alteración o patología del sistema musculo-esquelético.

· ¿Cuál es tu punto fuerte a nivel profesional?

Podría decir que tengo dos puntos fuertes como profesional: el primero, y quizás el más importante, la relación que establezco con el paciente, tratando que desde el primer momento se sienta a gusto y facilitando una buena conexión; la segunda, la globalidad para ver “más allá”, es decir, saber mirar más allá del simple dolor que el paciente refiere en una zona concreta, e ir a otras posibles zonas para establecer un patrón relacional.

· ¿Cuál es tu mayor logro profesional?

Mi mayor logro como profesional no se puede catalogar como uno único. Me quedo con la satisfacción de poder mejorar los síntomas, y erradicar, de muchos pacientes que, ya previamente, han pasados por otros compañeros de profesión que no han sabido o que no han podido ayudarles.

· ¿Ha habido alguna persona que haya “marcado” tu carrera?

Dos profesores de la carrera han coloreado mi forma de ser como fisioterapeuta: Víctor Domenech y Luis Enrique Roche. Ambos son unos grandísimos fisioterapeutas, en primer lugar, porque les encanta y les apasiona, y en segundo lugar, porque son los mejores en su campo: en la biología del dolor, el primero, y la biomecánica del tren inferior; el segundo. Lo mejor de lo mejor. Un orgullo haber aprendido de ellos dos.

· Cuéntanos una anécdota que te haya ocurrido ejerciendo tu trabajo.

Tengo una muy divertida. Yo realicé prácticas en una residencia en Ibiza. En ella, había un abuelo muy simpático y entrañable que, lamentablemente, tenía la enfermedad del alzheimer. Durante las prácticas tenía un cuaderno para ir apuntando todo lo que iba aprendiendo, pero un día el cuaderno desapareció, no supe qué podía haber pasado con él. Al final de la mañana una auxiliar me dijo que el amigable anciano me lo había cogido y se dispuso a entregármelo. Al día siguiente, amablemente y en tono afable, me dirigí al anciano y le dije que ya me había enterado de que me había cogido el cuaderno. Parece ser que no sabía nada de nada.