Masaje deportivo

El masaje es una de las técnicas más reproducidas para practicar el bienestar. El masaje se usa para aliviar el dolor, lucha contra las lesiones, aviva el flujo circulatorio, reduce el estrés, ayuda a que el cuerpo se relaje, y nos ayuda a alcanzar mayores cotas de bienestar. Además, mejora la calidad del sueño, y combate la inflamación.
Para recorrer la historia del masaje, hay que echar un vistazo atrás en el tiempo, concretamente a China. De China continúa el viaje hacia la India y Egipto. Ya en la Antigua Grecia y en Roma, el masaje tomó un auge especial gracias al interés, de estos últimos, por la cultura del cuerpo humano. Asentándose como uno de los valores en auge de la cultura occidental.
Con el paso de la Historia, el masaje ha ido evolucionando en diversas ramificaciones: masaje deportivo, masaje craneo-facial, masaje abdominal, masaje perineal, masaje de cicatriz, masaje cardíaco, masaje podal, masaje linfático, y masaje diafragmático.


¿Que tipo de masaje existen?

  • Masaje deportivo
  • Masaje craneo-facial
  • Masaje abdominal
  • Masaje perineal
  • Masaje de cicatriz
  • Masaje podal
  • Masaje cardíaco
  • Masaje linfático
  • Masaje diafragmático

Masaje deportivo

Es el masaje manual que aborda al paciente deportivo, y le ayuda a prevenir lesiones de índole musculo-esquelética. Además, es una pieza fundamental en el engranaje de recuperación pos-lesión.
El masaje deportivo consta de una serie de maniobras manuales destinadas a la preparación de los músculos, y de todo el compendio tendinoso y ligamentoso.


Sus objetivos son:

  • Prevenir y/o encontrar lesiones
  • Optimizar el rendimiento muscular
  • Tratar lesiones
  • Combatir la fatiga pre y pos competición
  • Aumenta la capacidad, intrínseca, de trabajo


Por eso, realmente, no existe un masaje deportivo, como no existe, por ejemplo, un masaje geriátrico. La diferencia estriba en el momento de la actividad física en que se aplique y en los objetivos que tengamos como terapeutas.

Clasificamos el masaje deportivo en 3 modalidades:


1.    Masaje preparatorio:


Es un masaje vigorizante que se aplica con una antelación de 24h previas a la competición. Su función prioritaria es potenciar las capacidades contráctiles y elásticas del músculo.
Objetivos: aumento de la circulación sanguínea, trabajo sobre las propiedades visco-elásticas del músculo, y elimina de adherencias y mialgias asociadas.


2.    Masaje de recuperación:


Se inicia cuando el deportista finaliza una etapa activa de enfriamiento. Disminuye el ritmo cardíaco-respiratorio, hay estiramientos e hidratación.
Objetivos: drenaje de desechos propios de la actividad realizada, reducción del tono muscular excesivo y de los posibles espasmos. Aumento del aporte sanguíneo.


3.    Masaje de mantenimiento:


Es un abordaje de carácter periódico. Se usa como evaluación y tratamiento. Todo ello, dentro del programa deportivo.
Objetivos: eliminación de casos de fatiga muscular, mantenimiento de la elasticidad del músculo, y tratamiento sobre las zonas de mialgia.


Las maniobras se basarán en deslizamientos superficiales y profundos, amasamientos musculares, fricciones sobre bandas tensas. Además, de otras técnicas como: abordaje conservador sobre el punto gatillo miofascial, inducción miofascial, masaje de todo el tejido conjuntivo,..., etc.


Los objetivos y el masaje dependerán del tipo de deporte que se realice. La flexibilidad, fuerza, velocidad, dependerán del contexto espacial y metabólico al que estará sujeta dicha actividad deportiva. Todo esto se debe a que los procesos bioquímicos que existen en el cuerpo, durante el ejercicio, so  n distintos.

LESIONES SOBRE LAS QUE EL MASAJE DEPORTIVO SERÍA RECOMENDADO:

Lesiones musculares

  • Contusiones: golpe sobre el músculo, ocasionando inflamación, dolor y hematoma.
  • Contracturas: contracción repentina del músculo que se mantiene en el tiempo. Causa dolor y limitación del movimiento.
  • Calambre: contracción de forma súbita del músculo, produciendo un dolor que dura un breve periodo de tiempo antes de calmarse.
  • Distensión: sobreestiramiento del músculo. Causa dolor difuso que perdura en el tiempo.
  • Rotura fibrilar: rotura parcial del músculo. Su dolor es agudo y localizado.
  • Rotura completa: rotura total del músculo. Dolor intenso e imposibilidad total de movimiento.

Lesiones tendinosas

  • Tendinitis de inserción: inflamación de las inserciones tendinosas en el hueso.
  • Tendinitis: inflamación del cuerpo del tendón.
  • Rotura parcial: rotura en los tendones más largos. Solo en unas pocas fibras.
  • Rotura total: rotura completa del tendón.
  • Luxación: desplazamiento del tendón de su posición natural al realizar movimientos concretos.


Complementos al masaje deportivo

  • Drenaje linfático
  • Kinesiotaping
  • Punción seca
  • Vendaje compresivo
  • Ejercicio terapéutico
  • Terapia manual
  • Inducción miofascial

Áreas de interés

  • Atletismo
  • Fútbol
  • Baloncesto
  • Balonmano
  • Voleibol
  • Rugby
  • Running
  • Otros: artes marciales, natación, danza... 

Masaje cráneo-facial 


El masaje craneal se ha realizado, transversalmente, en todas las culturas. Sus objetivos han sido similares: abordar dolores de cabeza, dolores cervicales, patologías faciales, parálisis faciales,..., etc.


Diferentes dolencias, el estrés, la ansiedad o los malos hábitos posturales hacen que todo el compendio muscular del cráneo, cara y cuello se tensen. Generando, a su vez, contracturas y/o cefaleas tensionales, llegando a producir mareos.


Los beneficios propios del masaje craneo-facial abordan, directamente, los males propios del S.XX. El masaje ayuda a que la mente se aclare, reduce la velocidad del pensamiento, y reduce el estrés. Además, es muy adecuado para personas con una gran responsabilidad, donde la mente es su principal herramienta (estudiantes, empresarios, etc). Este tipo de masaje tiene efectos sedantes en todo el cuerpo. Siendo, el cerebro, el mayor beneficiario del mismo. Mens sana in corpore sano.


El tiempo que precisa, este masaje, puede oscilar de una media hora hasta una hora. Se incorpora, además del rostro y el cráneo, la zona cervical. Las zonas más susceptibles de mejora son la zona frontal, la occipital y el entrecejo. En sujetos que padezcan bruxismo, tensión mandibular, verán beneficios en muy corto plazo. Relajando, de esta forma, la articulación temporo mandibular.


A su vez, este masaje tiene contraindicaciones:

 

  • Enfermedad cardio vascular
  • Pacientes polimedicados


Será importante tener en cuenta los, posibles, efectos directos del masaje sobre los pacientes con estos dos puntos en cuestión.


Masaje Abdominal


El abdomen es una de las partes menos protegidas del cuerpo. En su interior hay órganos vitales y es una parte muy íntima de nuestro cuerpo. El masaje abdominal actúa sobre la zona muscular (abdominales y oblicuos) y la nerviosa (plexo solar e hipogástrico). Además, el sistema linfático y circulatorio posee mucha actividad en la zona.


Está indicado en:

 

  • Atonía gástrica
  • Debilidad abdominal
  • Celulitis
  • Estreñimiento
  • Estrés
  • Ansiedad

Sin embargo, está contraindicado en:

  • Embarazadas
  • Diarreas
  • Hernias femorales
  • Colon irritable
  • Úlceras estomacales e intestinales

Sus objetivos son:

  •  Mejorar la digestión
  • Estimulación de órganos internos
  • Reduce estrés
  • Mejora la circulación
  • Liberación de tensiones abdominales
  • Promueve la reducción del tejido adiposo

Masaje perineal


El masaje perineal es una técnica cuyo objetivo es ablandar y dar elasticidad a los tejidos de la zona de la vagina y del periné. Con ello, se consigue reducir el riesgo de desgarros y/o episiotomías durante el parte. Es una técnica eficaz y segura, para la futura madre y recién nacido.


Ventajas de la práctica del masaje perineal:

 

  • Aumenta elasticidad musculares
  • Ayuda a la relajación del tejido
  • Colaboración activa entre miembros de la pareja
  • Reduce el dolor de la zona
  • Sencillez en la realización
  • Ayuda a familiarizarte con las sensaciones del parto


El masaje perineal puede ser individual o lo puede hacer la pareja de la futura mamá. Está recomendado a partir de la semana 32-34 de embarazo, hasta el parto. Se recomienda 3 veces por semana y tener una duración de unos 10 minutos.
No se recomienda en casos de varices vulvares, infección vaginal, infección urinaria, amenaza de parto prematuro, placenta previa, rotura de membranas o lesiones vaginales.


¿Cómo se realiza el masaje perineal?

 

  • Higiene en las manos
  • Vejiga vacía
  • Estar sentada con piernas dobladas apoyada contra la pared
  • Lubricar dedos con aceite de oliva
  • Comienza a hacer presión en la parte inferior de la vagina, y aplicar el masaje en las paredes vaginales para ablandar el tejido.


Con el tiempo, los tejidos se acostumbraran al masaje e irán cediendo a la presión del mismo.


Masaje de cicatriz


Nada más salir de quirófano con los puntos puestos, deberíamos esperar unas 48-72h para comenzar a bajar la inflamación con drenaje linfático manual. Reduciendo la inflamación de los tejidos. El drenaje linfático es el único masaje que podemos aplicar directamente sobre la zona afectada mientras haya inflamación. Los cirujanos lo recomiendan tras sus intervenciones para que bajar rápidamente la inflamación.


Cuando los puntos se hayan retirado, durante las 3 semanas siguientes podemos realizar masaje comedido sobre la cicatriz. Al principio durante poco tiempo y de forma poco agresiva. A partir del 2º mes las maniobras de masaje pueden hacerse con algo más de fuerza y a mayor profundidad.


Con el masaje evitamos la formación de adherencias, consiguiendo una mayor flexibilidad de la zona y mejoramos el aspecto estético de la cicatriz. Una cicatriz adherida tiene efectos directos sobre la postura.


Masaje cardíaco

El masaje cardíaco o RCP es un punto esencial en primeros auxilios. Se realiza acto seguido a un paro cardíaco, evitando de esta forma el deterioro de las funciones vitales y evitar lesiones en el cerebro.


La técnica consiste en hacer presiones directas y verticales sobre el esternón, facilitando el llenado y el vaciado del corazón.
Esta técnica no sería considerada como un “masaje” propiamente dicho. Pero, el nombre que la define la sitúa como una técnica afín al concepto de masaje. Por ha sido añadida.


Masaje podal


Podemos definir la reflexología podal como una técnica basada en los puntos sobre los pies, denominados zonas de reflejo. Las zonas de reflejo corresponden a distintas partes del cuerpo, por lo que masajeándolas de forma  refleja tendrán un efecto curativo. Además, hay un efecto local en los pies muy importante y útil para abordar muchos problemas.


Los beneficios son diversos:

 

  • Reduce estrés
  • Estimula circulación
  • Efecto preventivo
  • Efecto antiálgico
  • Masaje muscular y articular


Masaje linfático


Una vida sedentaria puede facilitar la acumulación de toxinas en nuestro cuerpo. Produciendo edemas por retención de líquidos. Para combatir este fenómeno se creó el masaje linfático, una técnica que permite la libre circulación de la linfa. El masaje consiste en movimientos lentos, suaves y precisos.
Se aplica en los siguientes casos:

 

  • Edemas en extremidades
  • Varices
  • Celulitis
  • Piernas cansadas
  • Edema por problema renal, hepático, artrítico o de artrosis.
  • Ansiedad y estrés


Los beneficios son:

 

  • Eliminación de toxinas
  • Regulación de líquidos
  • Mejora la circulación de retorno
  • Control de presión sanguínea
  • Mejora de la función renal y linfática


Además, no está recomendado en:

 

  • Infecciones e inflamaciones agudas
  • Tromboflebitis
  • Insuficiencia cardíaca
  • Hipertiroidismo
  • Hipotensión crónica
  • Cáncer en fase aguda


Masaje diafragmático


El masaje diafragmático consiste en aplicar una presión con los pulgares (durante la espiración/vaciado abdominal) en el arco subcondral del tórax superior. Por ahí, discurre el diafragma y en toda esa zona es frecuente la tensión muscular. La presión será regulada por el fisioterapeuta e irá haciendo más hincapié a medida que el paciente vaya haciendo vaciados abdominales.

Los beneficios son diversos:

  • mejora en la tensión anterior
  • mejora en la expansión diafragmática
  • mejora de la báscula pélvica


Para finalizar, no hay que olvidarse que la técnica del masaje es una herramienta más de todas las que disponemos los fisioterapeutas. Dicha técnica no define, o no debería, a un gremio como al de los “masajistas”, sino que es una herramienta más del gremio de los fisioterapeutas. Los únicos legitimados para su uso, ya sea por formación y/o experiencia clínica en su uso.