Blog Maisha

CONSEJOS DE FISIOTERAPIA PARA EL DOLOR MENSTRUAL.

Cada mujer es diferente y experimenta diferentes tipos y niveles de incomodidad antes, durante y después de la menstruación. Ante este tipo de dolor se suele recurrir generalmente a la toma casi indiscriminada de antiiflamatorios, pero existe una alternativa a estos medicamentos. Los masajes abdominales profundos, la aplicación de calor, la Estimulación Nerviosa Transcutanea (TENS) y el Kinetape han demostrado ser muy eficaces clínica y científicamente. Además, el pilates y las técnicas hipopresivas también son muy recomendables en momentos de dolor. Te facilitamos algunas formas de aliviar el dolor en casa:

· Tumbada boca arriba, lleva las rodillas al pecho, pasa las manos por la corva y entrecrúzalas para mantenar las en posición de forma relajada. Respira tranquila y profundamente, y empieza a hacer ligero balanceos hacia adelante y hacia atrás como si intentaras rodar. Esto relajará tu musculatura intervertebrar y aliviará tu zona lumbar, que suele resentirse en estos episodios de dolor por las posturas antiálgicas. ·

Si estos dolores menstruales suelen acompañarte en momentos de nerviosismo o estrés, puedes ayudarte practicando la relajación progresiva de Jacobson: ve contrayendo y luego relajando cada parte de tu cuerpo: frunce el ceño unos segundos, luego relájalo; abre mucho los ojos, luego relájalos...

· Masajea el bajo vientre: apoya las manos sobre el hueso ilíaco, una a cada lado, por debajo del obligo; y desde ahí, empieza a ser presiones lentas, de intensidad moderada, haciendo patrones circulares cada vez más amplios. · Aplica calor con un saco de semillas o una bolsa de agua caliente.

· Trata de realizar actividad física leve: la inmovilidad lo único que hará será favorecer la sensación de malestar y dolor abdominal. Estirarse, andar, y realizar ejercicios hipopresivos pueden aliviar muchísimo el grado de dolor.

· La aplicación de TENS y Kinetaping específico. Si sueles tener episodios de dolores intensos durante la menstruación, incluso acompañado de náuseas, mareos, calambres u otra sintomatología, lo más aconsejable es que visites a tu ginecólogo para descartar una posible dismenorrea.

MINDFULLNES Y EL DOLOR DEL PARTO.

El dolor es un sistema de protección del cuerpo humano, que nos informa de la situación de nuestro cuerpo. Durante el parto, no sólo podemos experimentamos dolor, si no que éste se une y exacerba por otras emociones: aprensión ante el propio dolor, el nerviosismo, la expectación, la poca intimidad hospitalaria... Y es precisamente en este punto donde puede ayudarnos el mindfulness. El mindfulness consiste en lograr mediante la respiración y la concentración un momento de calma, tranquilidad y aceptación sin dejarnos llevar por las emociones que nos hagan emitir juicios precipitados. Es necesario que para poder utilizar los beneficios del mindfulness durante el parto, lo hayamos practicado antes, concentrándonos en nuestra respiración durante diferentes momentos del día, sintiendo como el pecho se eleva y baja; tomando conciencia de nuestros pensamientos y sensaciones, sin tomar ningún juicio ante ellos, sólo reconociéndolos como nuestros.

A medida ganemos práctica, podremos realizar el mindfulness en momentos de mayor malestar, tanto físico como emocional. Desde los primeros momentos del parto, podemos comenzar a practicar el mindfulness, concentrándonos en la respiración y en la volatilidad del momento para afrontar el dolor, sabiendo que cuando finalice comenzará una nueva etapa que hacía tiempo que esperábamos.

COMO SUPERAR EL POSTPARTO CON UNA SONRISA

El puerperio es el periodo que viene después del parto, su duración es hasta 6-8 semanas posparto. Es una etapa nueva a la que os tenéis que adaptar juntos (padre y madre). Se produce una reorganización familiar. Pasaréis por cambios físicos y psicológicos.

CAMBIOS FÍSICOS

• Existe una pérdida inmediata de peso de aproximadamente 5 kgr.

• El útero disminuirá de tamaño hasta introducirse en la pelvis. Aparecerán como consecuencia de esta reducción los entuertos. Son contracciones que se acentúan cuando se da de mamar al bebé. Son más frecuentes y dolorosos a partir del segundo parto. Suelen ceder al cabo de 5 días aproximadamente.

• Expulsarás loquios. Es el sangrado que se produce después del parto producto de la cicatrización de la herida dejada por la placenta. Los loquios van cambiando de color según pasan los días. Los primeros días son de color rojo y se pueden expulsar coágulos, posteriormente son de color marrón-rosado hasta volverse blanquecinos o amarillentos. No deben tener un olor fétido.

• Si eliges lactancia materna, la aparición de la primera menstruación tras el parto puede retrasarse hasta la finalización de ésta. En caso de lactancia artificial, la primera regla tendrá lugar alrededor de los 40 días de puerperio. La ausencia de regla no debes interpretarla como una imposibilidad de embarazo, debes utilizar algún método anticonceptivo. CAMBIOS PSICOLÓGICOS Para adaptaros a la nueva situación tenéis que pasar por tres etapas:

• Etapa de adaptación a la nueva situación que os llevará desde las primeras horas a los dos primeros días aproximadamente.

• Etapa de apoyo en conseguir la independencia en el cuidado de vuestro bebé y de uno mismo.

• Etapa centrada exclusivamente en el papel de la maternidad donde necesitáis reencontraros como pareja.

• La madre puede sentir sentimientos de tristeza que pasan por el llanto, cambios de humor imprevisibles y sensibilidad exagerada. Estos cambios pueden durar en torno a 15 días.