Blog Maisha

DIASTASIS ABDOMINAL.

Tras el embarazo, cuando el abdomen se va recuperando en las primeras etapas del posparto, muchas mujeres refieren que “algo ocurre” en su tripa. Se notan un abombamiento excesivo, o una “crestita” al incorporarse o al hacer algún esfuerzo. En ocasiones, si el abdomen es muy prominente, no se identifica la diástasis visualmente. Pero sí existen otros síntomas que nos pueden estar hablando de un problema abdominal, cómo el dolor lumbar, las pérdidas de orina, ... en cualquiera de estos casos y ante la duda, nuestro consejo es acudir simpre a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

Pero ¿qué es la temida diástasis?, ¿cómo sé si la tengo?, ¿cómo puedo tratarla?

Intentaremos en este post resolver todas tus dudas. La diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo (al que habitualmente se denomina línea alba) que los mantiene unidos entre sí. Se considera diástasis cuando esta separación es de 2,5 cm o mayor. La distancia entre ambos rectos puede cambiar en el recorrido de la línea alba. Por ejemplo, una paciente puede tener 2 cm de distancia entre rectos a nivel costal y una separación de 3 cm a nivel subumbilical. ¿cuál es la causa? Aunque actualmente se habla de esta lesión como algo propio de las embarazadas, en realidad, cualquier persona, en cualquier etapa de su vida, puede sufrir una diástasis.

Cuando el abdomen crece (puede ser por un embarazo o por un aumento de peso pronunciado), la tensión de las fibras faciales que unen ambos rectos aumenta. La diástasis real aparece cuando esta tensión es tanta, que las fibras se distienden o se rompen. Ya que se trata de una lesión en el tejido conectivo, la genética juega un factor muy importante a la hora de desarrollarla. También se ha estudiado como factor implicado, un gran tono en los rectos. Es decir, musculatura fuerte y muy poco flexible que aumenta la tensión que sufre la línea alba. Y por último y quizá más importante, la debilidad del músculo transverso del abdomen.

Tener un trasverso tonificado, lo que se conoce como CORE, hace que la faja abdominal anatómica proteja nuestro abdomen. Este músculo es profundo y si está activo, reduce la tensión entre rectos de la que hablábamos. ¿cómo saber si tengo diástasis? La valoración se realiza por un fisioterapeuta especializado y en ocasiones con ayuda de un ecógrafo (aunque éste no es necesario para determinar si hay diástasis). Para quitarte la duda y de manera “casera”, puedes probar a verlo tu misma de la siguiente manera: tumbada boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies apoyados. Realiza un abdominal tradicional, pon tus dedos en la línea alba, comprueba si se hunden. Si sientes una separación entre ambos rectos de dos dedos o más (aproximadamente 2,5 cm) se hablaría de diástasis.

¿qué puedo hacer?

Insistimos en la importancia de acudir lo antes posible a un profesional. Pero además, es importante tener en cuenta estos consejos :

1.Evita la hiperpresión , es importante no aumentar la presión en el abdomen para no abombarlo más. No coger peso, no hacer abdominales, no hacer maniobras de valsalva (empujar aguantando el aire), evitar el estreñimiento ...

2.Espiración forzada, todo esfuerzo que no podamos evitar (por ejemplo, al defecar) lo realizaremos en espiración forzada, es decir, soltando el aire por la boca como sin inflásemos un globo. Esto activa el transverso y nos ayuda a proteger el abdomen.

3.Potencia tu centro, también llamado core, musculatura profunda etc. realiza ejercicios suaves (preferiblemente con la ayuda de un profesional) indicados para potenciar la faja abdominal.

4.Abdominales hipopresivos, buscan activar la faja abdominal y mejorar la postura mediante la aspiración diafragmática.

5.Cuidado con el siguiente embarazo, la recomendación de la OMS es que pasen 2 años entre un embarazo y otro.

Esto es orientativo, pero tiene especial importancia en aquellas mujeres que hayan sufrido alguna lesión (diástasis, prolapsos, etc) ya que necesitan un tiempo prudencial para que su cuerpo se recupere del todo. Esperamos que os haya servido de orientación y ya sabéis, siempre ante la duda acudid cuanto antes a un profesional. La intervención temprana es la gran aliada frente a cualquier lesión.

LA IMPORTANCIA DEL DIAFRAGMA EN EL DOLOR CERVICAL.

El proceso respiratorio se divide en inspiración y espiración. La inspiración corre a cuenta, en un 90%, del músculo diafragma. Del 10% restante se encarga la musculatura cervical accesoria, y digo accesoria porque ese no es su cometido fundamental. El músculo esternocleidomastoideo y, especialmente, la musculatura escalena se encargan de movilizar la columna cervical en diversas direcciones. Pero, entre sus funciones auxiliares, están la elevación del tórax superior para aumentar el espacio intra torácico. Si el proceso es el mencionado anteriormente, 90% diafragma y 10% musculatura cervical accesoria, no existirá ningún problema.

Pero, cuando esta musculatura accesoria empieza a hacerse cargo de una mayor responsabilidad en el proceso respiratorio, nos encontraremos ante una mayor tensión cervical, y por ende, ante una mayor compresión en la columna cervical. Que se encontrará ante un compromiso mayor. Esto puede deberse a que el músculo diafragma no está trabajando de la forma más correcta posible, y ante esta falta de trabajo, la musculatura cervical accesoria suple, en parte, al diafragma. Por eso, si nos encontramos ante algún problema de tipo cervical, deberemos valorar cómo se encuentra el diafragma para ver si su estado está relacionado con el dolor de origen cervical. Es decir, incorporando su abordaje, al tratamiento de dolor en la región cervical.

LA IMPORTANCIA DE LA DISPONIBILIDAD PÉLVICA.

Nuestro cuerpo ha sido diseñado para moverse. Poseemos un sinfín de movimientos y de patrones motores que nos permiten desplazarnos por el espacio. Poseemos articulaciones más móviles que otras, y músculos más estabilizadores que móviles. Todo ello trabaja enérgicamente con un único fin: el movimiento. Pero, el problema viene cuando castigamos a nuestro cuerpo con el sedentarismo y con la inmovilidad. Estas posibilidades de movimiento que posee nuestro cuerpo, de forma natural, quedan inutilizadas.

Por eso nuestra labor como fisioterapeuta es ayudar al paciente a re descubrir estos patrones de movimiento que ha “olvidado”. Por ello, trabajar la báscula pélvica, es una buena opción para “re descubrir” nuestro cuerpo. La báscula pélvica se compone de dos movimientos fundamentales: anteversión y retroversión. Además, trabajaremos el patrón respiratorio, ya que la anteversión se asociará a la inspiración, y la retroversión a la espiración. Re explorando estos movimientos podemos hacer “recordar” movimientos en toda la columna Todo esto posibilitará que nuestro cuerpo trabaje de forma sinérgica, ya que con la adecuada disponibilidad pélvica, el resto del cuerpo dispondrá de mayor versatilidad de movimiento. Y otras articulaciones no tendrán que compensar la falta de movimiento de sus vecinas, haciendo que el riesgo de lesión y/o desgaste articular decrezca considerablemente.

¿PORQUE PRACTICAR HIPOPRESIVOS?.

La gimnasia abdominal hipopresiva consiste en la realización de ejercicios posturales y respiratorios que crean una disminución de la presión en la cavidad torácica, abdominal y pélvica. Este tipo de ejercicios son una forma diferente de trabajar la zona abdominal, en contraposición a los clásicos ejercicios abdominales; que son hiperpresivos y pueden ser lesivos para quien los practica si se dan ciertas circunstancias. Por ejemplo, en casos de post-parto reciente, cirugía abdominal o prolapsos, los abdominales clásicos están totalmente contraindicados, mientras que los abdominales hipopresivos son especialmente recomendables para recuperar el tono y la forma abdominal en estos casos. Beneficios de los ejercicios hipopresivos Hay una larga lista de beneficios, todos probados científica y clínicamente. ·Mejoran la postura aportándonos mejor conciencia corporal, e incluso ayudan a detener y mejorar la escoliosis idopática ·Reduce la cintura y aplana el abdomen, porque permite tonificar y activar la faja muscular del abdomen. ·Previene hernias y reduce la diástasis abdominal mediante una mayor fuerza y control de los músculos abdominales·

Mejora la situación del suelo pélvico y ayuda a corregir prolapsos, siendo los tratamientos de reentrenamiento de suelo pélvico más efectivos si cuentan con la activación del transverso del abdomen en ejercicios hipopresivos. ·Mejora el rendimiento deportivo al aumentar la capacidad pulmonar y nuestra resistencia. Además, la práctica de los ejercicios hipopresivos puede variar según nuestro objetivo entre sesiones de 20 minutos hasta una hora, por lo que es perfectamente adaptable a nuestro estilo de vida. Debido a los numerosos beneficios que este tipo de gimnasia tiene sobre la faja abdominal y el suelo pélvico, está especialmente recomendado para mujeres que quieran mejorar su condición física, especialmente después de un parto o cirugía abdominal; aunque son ejercicios de los que cualquier persona puede sacar partido, liberándose del estrés, mejorando la postura, su resistencia, y su condición física.

En fisioMaisha tenemos clases reducidas de hipopresivos, tanto por la mañana como por la tarde, y en caso de post-parto reciente ¡puedes venir con tu bebé! También contamos con tratamientos individuales para casos más especiales, donde combinamos la realización de hipopresivos con diatermia profunda, lo cual reduce considerablemente el tiempo de tonificación de toda la faja abdominal y la recuperación de las patologías asociadas.

OSTEOPATIA DINAMICA DE PUBIS.

La también conocida como pubalgia, viene generalmente asociada con la práctica intensa de actividades deportivas y puede presentarse en todo tipo de población. Consiste en un dolor intenso durante la actividad física, que deriva hasta la molestia en las actividades de la vida diaria más básicas. Los deportes con mayor tasa de lesión son el fútbol, las carreras de larga distancia, el rugby y el ciclismo. En la mayoría de los casos tiene su origen en una hipermovilidad de la sínfisis púbica, que puede estar provocada por unos ligamentos muy laxos, un desequilibrio muscular entre aductores y el recto anterior del abdomen, la hiperlordosis lumbar, el decalaje de la pelvis, o un aumento de las fuerzas de cizallamiento en esta zona. Debido a que tiene múltiples factores desencadenantes, es importante una valoración y un diagnóstico de fisioterapia para hallar la causa, eliminarla, y prevenirla en el futuro; aunque se puede esbozar el plan de tratamiento en fisioterapia en las siguientes acciones:

·Normalización osteopática de la posición del pubis, iliaco, columna lumbar y miembros inferiores en caso de ser necesario.

·Estiramientos excéntricos de aductores, isquiotibiales, psoas iliaco y abdominales. ·

Técnicas de masaje profundo y Cyriax en las inserciones de los aductores y abdominales.

·Ultrasonidos sobre las zonas de máximo dolor e inflamación. ·Crioterapia.

·Reposo de la actividad deportiva intensa.

Es una lesión muy incapacitante, que además tiene un largo periodo de latencia, pudiendo pasar meses desde que se inicia la patología hasta que se puede volver con normalidad a la práctica deportiva. Es por lo tanto de vital importancia realizar con moderación la práctica deportiva, sin exigencias drásticas y un desarrollo paulatino del estrés y la carga. Si realizas algún tipo de deporte asimétrico -como el tenis o el pádel– juegas al fútbol, al rugby, o practicas ciclismo o running, presta especial atención a los siguientes consejos de prevención:

·Estira concienzudamente aductores, isquiotibiales y cuádriceps.

·Realiza ejercicios abdominales para fortalecer tu tronco y evitar descompensaciones, y estíralos después. ·Añade a tu rutina ejercicios isométricos de aductores.

·Evita en medida de lo posible los impactos y caídas sobre sólo una pierna, ya que pueden favorecer al decalaje de la pelvis. ·Después de la actividad física no pares repentinamente, ve disminuyendo progresivamente, y realiza estiramientos de todo el cuerpo, no sólo la parte ejercitada.

·Aplica frío si tu fisioterapeuta lo recomienda.

·Si sientes dolor cerca de la zona inguinal, sobre el pubis, que a veces incluye el recorrido de los aductores (cara anterior interna del muslo) y hacia el lateral del ombligo; o notas signos de inflamación en la zona del pubis, rebaja la intensidad de tu actividad física y acude a un fisioterapeuta para que te pueda valorar.

LA POSTURA Y EL SINDROME CRUZADO SUPERIOR.

Con la llegada del frío, os queremos hablar de la postura típica que se adopta cuando uno tiene frío. Esta postura se suele producir también en gente muy alta para adaptarte a las dimensiones de los demás y también se provoca, y creo que esta es la causa mas importante, por estar mucho tiempo delante del ordenador y en escritorios sin adaptar. Os vamos a hablar del llamado “Síndrome Cruzado Superior” Este síndrome se le llama así por un acortamiento de la musculatura posterior del cuello y musculatura pectoral. Por esa razón es por lo que se llama “síndrome cruzado” ya que si imaginamos al cuerpo separado por dos lineas perpendiculares una transversal y otra vertical que se cruzan a nivel de los hombros, son la zona superior posterior y la zona inferior anterior las que se acortan. Mientras que las contrarias, es decir, la parte anterior del cuello y la posterior de los omóplatos las que se quedan estiradas.

Es por esa razón que duelen. En estas personas encontramos muchos problemas de dolor interescapular y en ocasiones dolores de cabeza, por la compresión que se provoca a nivel occipital por la extensión de la cabeza. La manera de trabajar este síndrome, que en si no es una lesión, seria estirando los pectorales, dando fuerza a la musculatura aproximadora de escapulas y a nivel del cuello, estirando la musculatura posterior del cuello y trabajando la musculatura anterior. Es un trabajo que requiere constancia del paciente pero que tiene buenos resultados. El Pilates mejora mucho esta postura ya que trabaja los músculos profundos que intervienen en la postura.

EL TRANSVERSO DEL ABDOMEN Y SU IMPORTANCIA.

Con el inicio de curso y la puesta en marcha del nuevo año, se necesita un poco de apoyo para relajarnos y seguir disfrutando. Por eso FisioMaisha junto con el descuento del 20% durante el mes de Septiembre os regalamos unos consejos. Este mes queremos hablaros un poquito del TRANSVERSO DEL ABDOMEN.

Este musculo, importantisimo en la estática y dinámica del abdomen, esta ubicado muy profundo debajo de nuestros abdominales, por debajo del ombligo y rodea todo el tronco hasta llegar a insertarse en la columna lumbar. Es, en muchos casos el causante de diferentes patologías, tales como las hernias lumbares, las hernias abdominales, problemas de incontinencias y demás. Por eso queremos enseñaros algún ejercicio para que prenvengais y si con eso no es suficiente, siempre nos podéis llamar para contarnos vuestro caso. Nos ponemos en el suelo, tumbados boca arriba con las piernas dobladas y los pies en el suelo y ponemos los dedos como muestra la foto, por dentro de los huesitos de la pelvis.

En esa postura vamos a coger aire por la nariz hinchando la tripa y subiendo las costillas, y lo soltamos por la boca, manteniendo las costillas arriba e intentando vaciar la tripa de aire de abajo a arriba, es decir desde el pubis hacia el ombligo (imaginando que fuera un tubo de pasta de dientes) sin activar los músculos rectos abdominales que son los mas superficiales, es decir los conocidos como “tableta”.Al final de la espirancion vamos a sentir como un musculo se activa debajo de nuestros dedos. Manteniendo esa activación, tomo otra vez aire suavemente hinchando la tripa, pero con mucho cuidado de no perder ese activación y al soltar vuelvo a hacer lo mismo, vaciar el tubo de pasta de dientes. Activando el musculo profundo que esta debajo de nuestros dedos. Mucho cuidado de mantener las costillas siempre arriba para que no se active “la tableta” Se que no es un ejercicio fácil de trabajar, por eso siempre es mas recomendable, si es que sufres algunas de las patologías antes mencionadas, acudir a un fisioterapeuta para que evalúe tu lesión.