Blog Maisha

FISIOTERAPIA RESPIRATORIA PEDIÁTRICA.

Hasta los dos años de edad, el aparato respiratorio del niño y el bebé difiere muchísimo del del adulto: tienen la laringe más alta, los músculos respiratorios más débiles, y una mayor capacidad para la producción de secreciones, entre otros factores. Los niños que han nacido prematuramente tienen un mayor riesgo, debido al déficit de surfactante pulmonar y la falta de desarrollo pulmonar. Sumado a que su sistema inmune está todavía en progreso, los niños menores de dos años son una población especialmente propensa a sufrir afecciones respiratorias:

·Obstrucción de las vías altas: la mucosidad excesiva en el tracto respiratorio superior. ·

Bronquiolitis: causada generalmente por una infección viral, tiene como consecuencia la obstrucción del bronquio al inflamarse sus paredes.

·Neumonía: de origen variado, suele asociarse a los resfriados. Los pulmones se inflaman, y cursa con fiebre.

La fisioterapia respiratoria puede prevenir estas enfermedades, ayudando a una correcta higiene bronquial y de las vías altas, eliminando las mucosidades y previniendo el “encharcamiento” de los mocos; caldo de cultivo para bacterias. También podemos mejorar la ventilación y la perfusión pulmonar, mejorando la sensación de disnea y acelerando la curación de resfriados comunes. Es muy importante prevenir este tipo de complicaciones pulmonares en el niño, pues además de ser peligrosas en sí mismas, de ser recidivantes durante largos períodos pueden conllevar secuelas respiratorias en la vida adulta. En FisioMaisha estamos especializadas en embarazo y post-parto, pero no sólo en el cuidado de la nueva mamá: también ayudamos a prevenir enfermedades respiratorias y tratamos a bebés y niños que ya las padecen. Visítanos en Paseo imperial 4, y podremos orientarte sobre la fisioterapia respiratoria y cómo puede mejorar la calidad de vida de tu hijo.

COMO PREVENIR LAS LESIONES EN ESCOLARES.

Según un estudio realizado por el colegio de fisioterapeutas de la CM, el 20 por ciento de los escolares llevan sobrepeso en la mochila. Hay que saber que el peso de la mochila nunca debe superar el 15 por ciento del peso del niño, ya que llevar un peso excesivo puede provocar escoliosis o alteraciones postulares de columna, entre otros trastornos musculoesqueléticos. Según una encuesta realizada por la misma institución, en la que participaron 395 padres y madres de alumnos de entre seis y nueve años de la CM, aunque el 51 por ciento es consciente de que los hábitos postulares de sus hijos pueden generar futuros problemas de espalda, un 15 por ciento dice no saber cuanto peso cargan sus hijos en la mochila. Ademas el estudio revela que le 46,6 por ciento de los niños madrileños usan carrito, aunque un 96 por ciento no lo lleva de forma adecuada. De los que utilizan mochila, solo un 5,7 por ciento la lleva de forma incorrecta. En cuanto a los hábitos posturales, el 42,5 por ciento de los escolares adopta mala postura al levantarse de la cama, un 50 por ciento al sentarse en una silla y otro 50 por ciento al levantar peso desde el suelo.

Ademas el 29,4 por ciento de los padres manifiesta que en algún momento sus hijos han sufrido dolor de espalda, señalando que la zona en la que con mayor frecuencia se localiza el dolor es en la cervical (36,2 por ciento), seguida de la dorsal (26,7 por ciento) seguida de la lumbar (14,7 por ciento). Sin embargo solo una 2,3 por ciento de los escolares ha sido diagnosticado de dolencias de espalda por un medico. Por lo que este estudio arroja, que sabiendo la causa del dolor es un gran error no cambiar ciertos hábitos en los niños también. El simple hecho de sentarse de una manera adecuada, posicionar la mochila en la espalda adecuadamente con el peso que corresponde o llevar el carrito de una manera correcta evitaria muchos dolores a los niños y problemas a largo plazo.

Según un estudio realizado por el colegio de fisioterapeutas de la CM, el 20 por ciento de los escolares llevan sobrepeso en la mochila. Hay que saber que el peso de la mochila nunca debe superar el 15 por ciento del peso del niño, ya que llevar un peso excesivo puede provocar escoliosis o alteraciones postulares de columna, entre otros trastornos musculoesqueléticos. Según una encuesta realizada por la misma institución, en la que participaron 395 padres y madres de alumnos de entre seis y nueve años de la CM, aunque el 51 por ciento es consciente de que los hábitos postulares de sus hijos pueden generar futuros problemas de espalda, un 15 por ciento dice no saber cuanto peso cargan sus hijos en la mochila. Ademas el estudio revela que le 46,6 por ciento de los niños madrileños usan carrito, aunque un 96 por ciento no lo lleva de forma adecuada. De los que utilizan mochila, solo un 5,7 por ciento la lleva de forma incorrecta. En cuanto a los hábitos posturales, el 42,5 por ciento de los escolares adopta mala postura al levantarse de la cama, un 50 por ciento al sentarse en una silla y otro 50 por ciento al levantar peso desde el suelo. Ademas el 29,4 por ciento de los padres manifiesta que en algún momento sus hijos han sufrido dolor de espalda, señalando que la zona en la que con mayor frecuencia se localiza el dolor es en la cervical (36,2 por ciento), seguida de la dorsal (26,7 por ciento) seguida de la lumbar (14,7 por ciento).

Sin embargo solo una 2,3 por ciento de los escolares ha sido diagnosticado de dolencias de espalda por un medico. Por lo que este estudio arroja, que sabiendo la causa del dolor es un gran error no cambiar ciertos hábitos en los niños también. El simple hecho de sentarse de una manera adecuada, posicionar la mochila en la espalda adecuadamente con el peso que corresponde o llevar el carrito de una manera correcta evitaria muchos dolores a los niños y problemas a largo plazo. COMO DARLE UN MASAJE A TU BEBE. A todo el mundo le gusta un buen masaje y los bebés no son una excepción. Un masaje suave puede relajar a tu pequeño, y te ofrece a ti una hermosa forma de conectar con él, de piel a piel. El masaje relajante es una experiencia sensorial muy especial para el bebe, que le ayuda a conciliar el sueño, le calma y le prepara para dormir plácidamente Tanto los padres como el bebe deben estar relajados para disfrutar de este masaje en la intimidad y sin interrupciones. La temperatura debe ser cálida. Y las manos del masajista también deben estar calentitas. Se recomienda realizar el masaje de una manera rítmica, lenta y suave para conseguir que el bebe se relaje. Antes o después del baño, antes de cenar o media hora después su toma es el momento ideal para disfrutarlo.

Es importante que no lo hagamos en momentos en los que pueda estar molesto, como por ejemplo la hora de la comida o cuando se quiera echar una siesta. Utilizar crema hidratante o aceite vegetal. Ir poco a poco, el primer día lo realizaremos 5 min e ir aumentando poco a poco, lo que nos vaya permitiendo el bebe. Hasta un máximo de 30 min. Nos colocaremos relajadas, sentadas a lo indio con la espalda apoyada en la pared, extendemos una toalla sobre nuestras piernas y colocamos al bebe boca arriba con la cabecita reposando sobre nuestros pies. Estas técnicas funcionan con todos los bebés que aún no saben gatear:

1. Es buena idea empezar relajando sus piernas, porque son menos sensibles que otras partes de su cuerpo. Ponte un poquito de aceite en las manos, y muy suave sin presión agárrale un muslo con ambas manos y empuja hacia abajo primero con una mano y luego con la otra, apretando suavemente, como si estuvieras “ordeñando” su pierna. Repite lo mismo en la otra pierna.

2. Tómale un pie y gíralo suavemente en círculos unas cuantas veces en cada dirección. Después acaricia con una suave presión la parte de arriba de su pie desde el tobillo hasta los dedos. Repite lo mismo en el otro pie. Usa tus pulgares para trazar círculos en toda la planta de cada pie.

3. Para terminar con los pies, agarra un dedo del pie entre tu pulgar y tu dedo índice y estira muy suavemente hasta que tus dedos resbalen al final del suyo. Repítelo con sus diez deditos.

4. Toma uno de sus brazos y repite el movimiento de “ordeñar” desde su axila hasta su muñeca. Después toma su mano y gira su muñeca suavemente en círculos unas cuantas veces en cada dirección. Cambia de brazo y repite lo mismo.

5. Traza diminutos círculos en la muñeca con tus pulgares. No masajees la palma de la mano ya que activaríamos el reflejo de prensión palmar.

6. Agarra suavemente un dedo de su mano entre tu pulgar y tu dedo índice y estira, hasta que su dedito se resbale de entre los tuyos. Repítelo con sus diez dedos.

7. Junta tus manos en el gesto de rezar sobre su corazón. Después abre tus manos y muévelas hacia los lados apretando muy suavemente con tus palmas planas sobre su pecho. Repítelo varias veces. Este masaje le ayuda a abrir la costillitas y poder respirar mejor.

8. Pon una mano plana sobre la parte superior de su pecho. Acaríciale suavemente hacia abajo hasta llegar a sus muslos. Repite este movimiento varias veces, alternando ambas manos.

9. Pon a tu bebé sobre su tripita. Traza círculos diminutos con las puntas de tus dedos, a cada lado de su espina dorsal, desde el cuello hasta las nalgas.

10. Acaba con unas caricias largas y firmes desde sus hombros hasta sus pies. Cuando termines, ponle el pañal y abrázalo o dale el pecho. Probablemente tu bebé se quedará adormilado de inmediato.